Giardia Liamblia Parasito Flagelado
Google
CMV Virus de la Familia Herpes

Adenovirus contra el Cancer


Adenovirus

Adenovirus

La Fundación “Instituto Leloir de Argentina” anunció recientemente dos avances importantes en este campo. Junto con colegas de Chile, Reino Unido y Estados Unidos, lograron adaptar un adenovirus para atacar en forma exitosa el cáncer de piel y páncreas en roedores. Usando dicho virus se logró reducir o eliminar los tumores sin dañar otros tejidos. Esto fue posible porque los científicos modificaron el ADN del virus para que sólo pueda reproducirse en células cancerígenas. La técnica representa un gran avance respecto a los tratamientos convencionales para el cáncer, como la quimioterapia o la radioterapia, que dejan graves secuelas.

Además, el trabajo podría tener un enorme impacto en la cura del melanoma y el cáncer de páncreas, dos de las enfermedades más letales.

Los riesgos de modificar un virus

Cuando se habla de modificar genéticamente un virus hay quienes temen que estos avances científicos supongan un riesgo grande a futuro, por la posibilidad de que provoquen una pandemia. En este sentido, los expertos del Instituto Leloir dijeron que eligieron trabajar con el adenovirus porque se trata de un virus poco peligroso y muy estable, lo que descarta cualquier peligro de mutación.

Mucho camino por recorrer

A pesar de la importancia de estos avances, los autores resaltaron que aún es prematuro establecer qué impacto real tendrán en la cura del cáncer. Primero, se deberá realizar toda la etapa de ensayos preclínicos y clínicos, un largo proceso que toma años y requiere de mucha financiación. Si todo funciona bien, el Instituto Leloir estima que el tratamiento recién estaría disponible en unos cinco años.

Estas dificultades podrían desalentar a quienes esperan ansiosos una cura para el cáncer, pero existe al menos un precedente que permite mantener la esperanza: en 2012 la Unión Europea permitió por primera vez el uso comercial de un tratamiento de viroterapia, algo que podría marcar el camino para los nuevos hallazgos.

Deja un comentario

*